¡Cosas importantes a tener en cuenta para una Barcelona Shemale mientras tiene sexo!

¿Te has decidido a experimentar con una Barcelona Shemale en lugar del servicio medio que ofrecen la mayoría de las escorts convencionales? Enhorabuena, acabas de hacer una de las mejores selecciones. Independientemente de la Barcelona Shemale que elijas, es probable que lo pases muy bien y quieras volver una y otra vez. Pero primero, es crucial aclarar que las escorts no son posesiones. Merecen ser tratadas como seres humanos con sentimientos, algo que trágicamente muchos clientes parecen olvidar. Lo último que quieres mientras te diviertes con una shemale de Barcelona es encontrarte en una situación incómoda, por lo tanto, como cliente habitual de una, te daré algunos consejos muy esenciales para asegurar que tus noches con esas encantadoras chicas vayan sin problemas.

Primero, deja que te conozca.

Ya entiendo que estás con una chica muy atractiva y quieres follar con ella. Sin embargo, lo mejor es que la lleves primero a un lugar encantador, como un restaurante o simplemente un parque. Ella se sentirá más a gusto contigo en la cama después de conocerte mejor como persona. En cualquier caso, ligar con una chica tranquila es mucho más agradable que con una agitada.

Intenta conquistarla también.

Déjame contarte un pequeño secreto: cuando tu pareja se divierte, el sexo es más delicioso. Por lo tanto, si quieres experimentar lo que se siente al ofrecerle una mamada, dedícale un tiempo a provocarla con algunos juegos preliminares y, posiblemente, incluso con un poco de sexo oral antes de empezar a machacarla. Sin duda, ella apreciará esta amabilidad y se volverá más deseosa como resultado.

Crea una palabra de seguridad antes de hacer algo brusco.

Estas escorts adoran mostrar su dominio y masculinidad, al igual que muchas otras damas, y se someterán gustosamente a ti y dejarán que las trates como quieras. Sólo asegúrate de tener una palabra de seguridad preparada en caso de que ella empiece a sentirse incómoda, para que puedas parar de forma segura y evitar cualquier situación incómoda que pueda arruinar una noche por lo demás fantástica.